noticiastectv

El día a día de la Ciencia

Fuerte impulso del Estado Nacional al desarrollo de la biotecnología

Deja un comentario

El Ministerio de Agricultura de la Nación impulsa nuevas políticas para la incorporación de la biotecnología en las actividades agroalimentarias y agroindustriales de nuestro país. El objetivo es fortalecer las cadenas productivas, generando productos locales que satisfagan demandas específicas y alcancen altos estándares de calidad.

Argentina está llamada a garantizar la seguridad alimentaria a escala planetaria y para ello son indispensables las herramientas biotecnológicas. Algunas, como los cultivos genéticamente modificados (OMGs), se utilizan desde hace muchos años en la producción nacional, pero fue a partir de la creación del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación que la biotecnología adquirió un rol estratégico e integró las políticas y actividades que se impulsan desde el Estado. Se espera que la población mundial se duplique hacia el año 2050 y, en consecuencia, aumentará la demanda de alimentos y de otros agroproductos como madera, fibras para vestimenta, papel y agroenergía. Para dar un salto en la productividad que responda a estos requerimientos, no alcanzan los mecanismos tradicionales. La superficie de la tierra cultivada no puede continuar aumentándose en forma sostenible, el agua para riego es cada vez menor y el uso de agroquímicos se desaconseja por razones económicas y ambientales. En este contexto, el desarrollo de la biotecnología agropecuaria y agroindustrial resulta indispensable. Es un proceso que incide sobre el propio metabolismo de los organismos vivos utilizados en la producción, de modo que se asegura una mayor sustentabilidad y menores costos en comparación con otras tecnologías. Al respecto de los objetivos que se proponen desde este sector, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Norberto Yauhar, señaló que “queremos acercar la biotecnología a la gente”.

Asimismo, el titular de la cartera agropecuaria nacional remarcó que “las aplicaciones biotecnológicas nos presentan soluciones que permitirán agregar valor a los agroproductos argentinos”. Para ejemplificar esta situación se da que frente al impacto del cambio climático, una solución convencional para la escasez de lluvias sería desarrollar infraestructura de riego, que implicaría mayor gasto de un recurso cada vez más escaso como es el agua, y afrontar cuantiosas inversiones. Como alternativa, puede utilizarse un cultivo genéticamente modificado para tolerar una menor disponibilidad de agua. De esta forma, se contribuye a una agricultura más sustentable, que no demandaría una infraestructura adicional como tampoco mayor cantidad de agua. El costo que se sumaría es el de la propiedad intelectual de la tecnología incorporada, más pasible de negociarse y absorberse que el de una obra de riego y su mantenimiento posterior.

Impulso institucional

El Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial 2020 (PEA), impulsado por el gobierno nacional, refleja el compromiso de nuestro país con la elaboración de alimentos y, en ese proceso, con el agregado de valor en origen, un elemento que permite fortalecer las cadenas productivas, generar productos locales que desalientan la importación, satisfacer demandas específicas y alcanzar altos estándares de calidad. Con estos objetivos, el PEA contempla la inclusión de biotecnología. Además, hace hincapié en la accesibilidad: el desafío es que este desarrollo sea un componente integrado en todas las ramas de la producción agropecuaria argentina, que llegue a estar disponible para todos los actores que la requieran. Con esta visión estratégica, nuestro país fue pionero en América del Sur en el armado de un marco regulatorio para prácticas vinculadas con los OMGs utilizados en la agricultura. Así se garantiza que todos los alimentos que aquí se consumen, procesan y comercializan, sean seguros para la salud pública y el agroecosistema.

Por otro lado, en la órbita de trabajo de este Ministerio, la Dirección de Biotecnología pasó a formar par te de la Subsecretaría de Agregado de Valor y Nuevas Tecnologías. Con esta jerarquización, impulsada por el ministro Norberto Yauhar, se procura un enfoque más coordinado y colaborativo en las políticas destinadas a la incorporación eficaz de nuevas tecnologías para la producción. Se trata de una profundización del tratamiento institucional de la biotecnología, que en la cartera agropecuaria emergió como una cuestión regulatoria y creció hasta incluir la formulación de políticas adecuadas. La Dirección de Biotecnología actualmente se dedica a formular metas biotecnológicas del PEA. Con respecto a la bioseguridad, se ocupa de las autorizaciones de liberación al medio agropecuario y la comercialización de organismos vegetales y/o animales genéticamente modificados. Asimismo, realiza un importante trabajo de formulación y ejecución de políticas vinculadas a la biotecnología agroalimentaria y agroindustrial en general. Su trabajo está orientado a los lineamientos de agregado de valor en origen y sustentabilidad. También los organismos descentralizados INTA, SENASA e INASE desempeñan un rol clave en estos aspectos. Estas tareas se llevan a cabo sin descuidar el marco regulatorio que se mantiene en constante actualización, en consonancia con el progreso científico.

La agrobiotecnología aplicada a los alimentos y animales

Cultivos y animales genéticamente modificados. Los cultivos transgénicos son utilizados en Argentina y otros países y demostraron una gran potencialidad. Los animales genéticamente modificados se utilizarán comercialmente recién a partir de esta década, y se espera que China lidere esta tecnología. Bioinsumos que reemplazan agroquímicos. Son productos más seguros y sustentables que su contraparte química. Se trata de inoculantes para fijación de nitrógeno atmosférico (ampliamente utilizados en Argentina), bioinsecticidas y consorcios microbianos para el ensilado de piensos animales, entre otros. Representan un gran potencial para el desarrollo de PyMEs radicadas en distintas regiones del país para que puedan atender la demanda local específica, generar productos de alto valor agregado, sustituir importaciones y generar trabajo para mano de obra calificada. Micropropagación vegetal y clonación animal. Es la reproducción clonal de individuos de alto valor de especies de interés agrícola. Está difundida en nuestro país, aunque no completamente explotada en todas las especiales. En el campo animal, surgieron emprendimientos de este tipo en los últimos años. Mejoramiento guiado por estudios genéticos. Consiste en facilitar los métodos clásicos de mejora genética por cruzas entre individuos vegetales o animales de la misma especie. Esto se logra con el uso de marcadores moleculares, es decir, utilizando estudios para encontrar moléculas (como proteínas o secuencias de ADN) específicamente vinculadas a una genética de interés. De este modo, se pueden seleccionar individuos con las características deseadas al rastrear directamente el genotipo, en lugar de inferirlas del fenotipo o las probabilidades derivadas de las leyes o la herencia. En el país existe una enorme capacidad técnica para este tipo de estudios en el ámbito académico, pero su aplicación efectiva hasta el momento ha sido esporádica en plantas y muy incipiente en animales. Herramientas de diagnóstico y prevención de enfermedades. Actualmente en el país se explotan herramientas como la producción de vacunas y kits de diagnóstico, que se potencian con innovaciones incrementales derivadas de los últimos avances.

Fuente: Tiempo Argentino / Domingo 13 de Enero de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s