noticiastectv

El día a día de la Ciencia

El cementerio es uno de los más grandes de la Patagonia, afirmaron las especialistas

Deja un comentario

Neuquén > Un equipo de antropólogos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conicet)  pudo constatar que los restos óseos humanos hallados en el sitio Aquihueco, próximo a Tricao Malal en el norte neuquino, eran mayoritariamente de mujeres y niños pertenecientes a una sociedad de cazadores recolectores.

El equipo, al que cada vez se suman más especialistas, continúa realizando estudios sobre los restos hallados durante la campaña de “Rescate del Valle del Curi Leuvu”.

En el sitio se encontraron unos 70 individuos. Lo más importante y destacado de lo que hemos hallado es que en proporción la cantidad de mujeres cazadoras recolectoras es muy alta, y eso es poco frecuente. Es uno de los cementerios más grandes de la Patagonia”, señaló la arqueóloga y directora de Patrimonio Cultural e Histórico, Claudia Della Negra.

Explicó que la particularidad de este sitio es el número de individuos determinados –que pueden ser más de 70– y la alta  proporción de mujeres para este grupo. Indicó que tuvo como 700 años de uso del mismo lugar como cementerio, algo poco común para una sociedad de cazadores-recolectores y eso es lo que “llama mucho la atención”. “Es un enterratorio con una antigüedad de entre 4.200 a 3.600 años, muy antiguo para la Patagonia”, puntualizó la antropóloga bióloga e investigadora del Conicet, Marien Béguelin.

Los arqueólogos e investigadores del Conicet, provenientes de La Plata, arribaron a la provincia para continuar el análisis de los restos óseos hallados.

Mayor conocimiento

También realizaron un complemento basado en un análisis de corte etnográfico. Con ese propósito viajaron al paraje Caepe Malal para entrevistarse con sus habitantes y observar su entorno natural a fin de conocer sus prácticas culturales para enriquecer sus estudios.

El objetivo fue buscar información acerca de cómo vivían las comunidades que habitaron la norpatagonia hace miles de años.

En el lugar se encontraron elementos de molienda. Recientemente se determinó que las mujeres eran enterradas con sus morteros. A partir de estos hallazgos sumados a otros anteriores se pudo determinar que se trataba de una población de cazadores recolectores.

El trabajo de campo resulta imprescindible en estas investigaciones. Hablar con los pobladores, conocer las características del sitio, su flora, su fauna, qué tipo de plantas abundan en esas zonas. Este conocimiento nos ayuda a determinar, junto con el análisis de los restos óseos, si poblaciones anteriores consumían determinado tipo de hierbas y vegetales, y en qué medida y proporción formaban parte de su dieta”, sostuvo la bioarqueóloga Florencia Gordon.

Hasta ahora se observó que además en este grupo se encontró gente longeva, de unos 70 años, cuando lo común es que vivan poco tiempo.

También se incorporarán especialistas que trabajarán sobre el material hallado respecto de las patologías que pudieran presentar.

Además se determinará el uso que hacían de los recursos naturales de la zona, especialmente del agua.

Otros sitios

Para Della Negra lo más destacado es la continuidad de las investigaciones que se iniciaron en 1997. De hecho, la directora de Patrimonio Cultural e Histórico, adelantó que se está trabajando con la gente del Conicet en otros sitios hallados como Chos Malal y Coyuco-Cochico, de los cuales están esperando resultados.

Fuente: La Mañana de Neuquén / Martes 5 de Marzo de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s