noticiastectv

El día a día de la Ciencia

Buscan casi triplicar la inversión en ciencia e innovación en siete años

Deja un comentario

En una ceremonia realizada en el Salón de las Mujeres Argentinas de la Casa de Gobierno, el titular del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, doctor Lino Barañao, presentó los resultados de un ejercicio infrecuente en el país: una planificación a largo plazo que delinea estrategias y fija metas para impulsar el desarrollo científico tecnológico en los próximos siete años.

Entre ellas figuran elevar la inversión en investigación y desarrollo (I+D) del 0,65% al 1,65% del PBI; estimular un fuerte incremento de la inversión privada (del 26% al 50%); casi duplicar el número de investigadores de 2,9 por mil integrantes de la población económicamente activa a 5 por mil, y llevar la inversión destinada a I+D en provincias del NOA, NEA, Cuyo y Patagonia del 28 al 37%. También, promover la articulación entre la academia y la industria, entre las universidades y los municipios, y entre la Capital y las provincias.

Si les digo que los argentinos teníamos un recurso estratégico abundante, pero mal administrado, ustedes seguramente pensarán en el petróleo –dijo Barañao ante la presidenta Cristina Kirchner, casi todo el gabinete y una sala colmada de representantes del sistema científico, industriales y militantes–. Sin embargo, la situación de nuestros cerebros era peor que la del petróleo: los formábamos en el país y después los regalábamos sin recibir nada a cambio. Se los consideraba prescindibles, porque la tecnología se compraba afuera. Hoy queremos lograr un crecimiento «verde» (es decir, sostenible), pero para eso se necesita materia gris.”

El Plan Argentina Innovadora 2020 intenta establecer las formas en que el conocimiento desarrollado en el país puede redundar en la creación de puestos de trabajo y mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

En su elaboración participaron 300 referentes del sistema científico, ONG, tecnólogos y miembros de ministerios relacionados, que trabajaron en mesas de trabajo sectoriales y transversales.

A lo largo de su presentación, Barañao subrayó algunas de las premisas fundamentales sobre las que deberían basarse las acciones del Estado en los próximos años.

Una de ellas es la focalización de los esfuerzos para permitir impactos significativos en áreas en las que existen ventajas competitivas.

Los sectores establecidos como prioritarios son la agroindustria, la energía, la salud y el desarrollo social. Para la agroindustria, se plantea un “desarrollo regional crecientemente intensivo en tecnología” que pueda “mitigar la concentración de empleo en las grandes ciudades“.

En ambiente y desarrollo sustentable se incluye la intención de “promover intervenciones que aseguren la protección de los recursos naturales renovables y el desarrollo de conocimientos y tecnologías que den respuesta a necesidades regionales“.

En energía se intentará “asegurar la autosuficiencia y diversificar las fuentes energéticas de las que dispone el país y desarrollar energías alternativas con participación de científicos y tecnólogos de primer nivel“.

En industria, se impulsará el incremento de la calidad y el valor agregado de la producción vía innovaciones de proceso y de productos, y la promoción del comportamiento innovador.

En salud, se buscará incrementar las capacidades de las firmas locales para producir innovaciones competitivas.

Un capítulo especial fue el dedicado a la divulgación de la ciencia. “Antes, el investigador publicaba en el extranjero y los argentinos no se enteraban –dijo Barañao–. Por medio de la agencia de divulgación científica ofreceremos subsidios y estímulos para que los investigadores también se dediquen a difundir sus conocimientos.”

Y concluyó: “No se puede hacer planificación sin financiación ni tampoco sirve la financiación sin planificación. […] Hoy tenemos recursos humanos y tecnológicos que nos permiten abordar todos estos temas. Por primera vez tenemos alineados todos los elementos que antes eran caóticos“.

La Presidenta cerró la presentación con un enfático llamado a los empresarios a invertir en innovación y desarrollo. También hizo una entusiasta defensa de la recuperación de saberes tradicionales, como el cultivo del yacón (un tubérculo conocido por los incas) y la cría de vicuñas para la obtención de lana. Aunque dijo, en broma, que había estado “toda la tarde estudiando“, cometió algunos deslices al aludir a la diabetes y las virtudes médicas de este vegetal.

Hoja de ruta: traza un diagnóstico y formula una estrategia

* 300 Referentes participaron en la formulación del Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva para los próximos siete años.

* Áreas prioritarias: se establecieron núcleos socioproductivos estratégicos, como agroindustria, energía, salud, desarrollo social, industria, y ambiente y desarrollo sustentable.

* 37% en I+D: es el porcentaje de inversión en innovación y desarrollo que se intentará alcanzar en las provincias, excluidas Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y ciudad de Buenos Aires.

Fuente: La Nación / Miércoles 13 de Marzo de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s