noticiastectv

El día a día de la Ciencia

La ciencia busca explicar por qué envejecemos

Deja un comentario

“¿Cómo puede un adolescente de 17 años como yo tener 81 de repente?” Basta con que transcurra el tiempo suficiente para que a casi todos nos asalte la pregunta que se hace Lewis Wolpert, presidente de la Sociedad Británica de Biología Celular, en el prólogo de “Por ti no pasan los años (Editorial Tusquets, 2013).

¿Por qué, más allá de que nos sometamos al bisturí del cirujano estético u observemos una dieta impecable, nuestra vista comienza a flaquear, nos falta la energía que teníamos en la adolescencia y cada día nos cuesta más recordar nombres o eventos biográficos?

Hace siglos que la ciencia intenta identificar los engranajes biológicos que llevan al deterioro de las funciones del organismo –sin prisa, pero sin pausa–. La razón de este interés es evidente. Aunque gracias a los avances médicos se prolonga la expectativa de vida, frecuentemente no ocurre con la calidad que uno desearía. Según escribe Wolpert, sólo una de cada diez personas de entre 75 y 79 años no sufre dolencias físicas. Y se calcula que apenas el 4% de las personas de más de 95 conserva sus capacidades cognitivas intactas. El impacto económico y sanitario de una población crecientemente longeva (en el país, según el último censo, hay 23.483 personas de entre 95 y 99 años, y 3487 que tienen 100 y más) es enorme. Si se comprendiera cómo funcionan las piezas de este complejo rompecabezas, tal vez podrían manipularse para retrasar o, incluso, detener el reloj de la vida.

Claro que esto es más fácil de imaginar que de llevar a los hechos. “Aunque hay muchas hipótesis, nadie conoce el mecanismo preciso del envejecimiento –dice el doctor Rodolfo Goya, investigador del Conicet en el Instituto de Investigaciones Bioquímicas de La Plata–. Es un problema enormemente complejo. De hecho, ni siquiera nos ponemos de acuerdo en cuándo comienza: algunos dicen que empieza al nacer, y otros, a los 25 o 30 años.”

Según los investigadores, se trata de un proceso desconcertante. Hay quienes piensan que deriva de cambios que ocurren en diferentes tejidos en forma simultánea. Otros piensan que cambios en un tejido particular (como el cerebro) podrían ser los predominantes.

La hipótesis que tiene más seguidores es la de la acumulación de daños –dice Goya–. Éstos se producirían por fallas en los mecanismos de división celular, por la acción de radicales libres producto de los diferentes procesos del organismo o derivados de factores medioambientales, como la radiación ultravioleta. Pero todas estas explicaciones tienen casos que las refutan.”

Por ejemplo, explica el científico, uno podría pensar que los animales que más viven son los que tienen mejores mecanismos de reparación. Sin embargo, cuando se analizó la huella química que dejan los radicales libres en las células de una rata africana que en lugar de tres años vive 26 o 27, se vio que era mayor que en los animales comunes.

Otra hipótesis que tambalea es la de la programación genética, porque aunque existe vinculación por grupos familiares, hay especies muy similares que tienen expectativas de vida muy diferentes. “Tal vez sean sólo un grupo de genes los que hacen la diferencia“, especula Goya.

Según Diego Golombek, director del Laboratorio de Cronobiología de la Universidad Nacional de Quilmes, otra de las hipótesis es que, cuando estamos en condiciones de expresarlos libremente, es decir, sin interferencias, estamos preparados para vivir una cantidad determinada de ciclos circadianos (ritmos que dependen del reloj interno del organismo). “Cuando se les trasplantó a hámsteres viejos un pedacito de cerebro con el reloj circadiano de individuos jóvenes –explica–, éstos recuperaban la amplitud de sus ritmos biológicos y se rejuvenecían. Pero estos trabajos se hicieron en condiciones experimentales.”

Uno de los hallazgos que pusieron en tela de juicio las teorías sobre el envejecimiento es la clonación. “Al fusionar el núcleo de una célula adulta con un óvulo, el núcleo se rejuvenece –detalla Daniel Salamone, director del Laboratorio de Biotecnología Animal de la Facultad de Agronomía de la UBA–. Es más, cuando uno hace un ejercicio de clonación, los telómeros se alargan. Pero el reloj no se detiene, apenas podemos retrasarlo.”

En el cerebro, el envejecimiento sobreviene en gran parte por la muerte neuronal. “Es un proceso continuo –dice Osvaldo Uchitel, director del Instituto de Fisiología, Biología Molecular y Neurociencias de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA– y la neurogénesis no lo compensa. Se van perdiendo contactos sinápticos y se acumula material que en algunos casos se transforma en patológico.”

A pesar de todo, Goya es optimista: “Aunque el mecanismo del envejecimiento hoy no lo entendemos, en el futuro sí lo entenderemos“.

Más notas para entender este tema

João Pedro de Magalhães, un investigador de la Universidad de Liverpool arriesga una visión audaz para el futuro: “No veo por qué no podríamos abolir la vejez“.

Cuando se le pregunta por las evidencias científicas que respaldan las actuales teorías sobre el envejecimiento, João Pedro de Magalhães, profesor e investigador de la Universidad de Liverpool, no se aparta de la literatura científica. Pero este “científico, filósofo y soñador”, como elige definirse, también se permite imaginar un futuro en el que, conocidos los engranajes íntimos del envejecimiento, podríamos manipularlos. Consultado a través del correo electrónico, éstas son sus respuestas.

–¿Cuál es, a su juicio, la explicación más probable de las causas del envejecimiento?

–Posiblemente la teoría sobre el daño del ADN (a lo largo de la vida) es la más aceptada, aunque no está probada. La hipótesis que explica este proceso a partir de los radicales libres (átomos inestables que dañan nuestras células) ha sido ampliamente atacada.

El acortamiento de los telómeros también podría contribuir al envejecimiento, pero está lejos de haberse probado. De hecho, casi todos los descubrimientos importantes de la biología celular o molecular han conducido a una nueva familia de hipótesis sobre el envejecimiento.

Pero las dificultades inherentes al estudio de esta etapa de la vida –tales como la falta de modelos adecuado– hacen que probarlas sea difícil y muy costoso. Más aún, los resultados son frecuentemente controvertidos, y discriminar entre causas y efectos es muchas veces imposible…

–¿Todos los organismos envejecen?

–De hecho, no. Es fascinante, pero algunas especies parecen no envejecer. Por ejemplo, hay tortugas que no muestran signos de envejecimiento: algunas viven hasta 138 años y, en particular, las Galápagos llegan a los 177. Hay peces que viven más de cien y murciélagos que pesan 10 gramos y viven 34 años.

–¿Sería un oxímoron hablar de un envejecimiento saludable?

–Para mí es sólo posible hasta cierto grado, porque el envejecimiento finalizará en la muerte y eso nunca será lindo ni placentero. Personalmente, pienso que podemos mejorar la salud en los mayores y retrasar el envejecimiento, pero a menos que lo curemos completamente, la salud y el envejecimiento siempre serán términos opuestos.

–¿Para usted tenemos que intentar seguir prolongando la vida? ¿Hasta qué punto? ¿Hay un límite?

–Sí. Preservar la vida y la salud debe ser la meta principal de la investigación biomédica, y ya nos venimos beneficiando tremendamente de ésta en las últimas décadas.

Hoy, existen limitaciones obvias acerca de cuánto podemos retrasar el envejecimiento y extender la vida, pero con el actual progreso científico y tecnológico no veo razón alguna de por qué no podemos abolir el envejecimiento. Como dice el gerontólogo de Cambridge, Aubrey de Grey, el envejecimiento es “un fenómeno primitivo que no debería tolerarse en una sociedad bien educada“.

Sin embargo, los actuales tratamientos antiedad no reducen el ritmo del proceso y no extienden la expectativa de vida más que abandonar el cigarrillo, hacer actividad física, tener una buena dieta o un buen control médico. La única forma de lograr otro 50% de incremento en la longevidad es descubrir formas de detener el proceso en sí mismo.

Fuente: La Nación / Martes 19 de Marzo de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s