noticiastectv

El día a día de la Ciencia

La ciencia y la tecnología, al servicio del desarrollo inclusivo del país

Deja un comentario

Por primera vez, nuestro país cuenta con un plan destinado al desarrollo de la ciencia, la tecnología y la innovación productiva con el fin de promover, de manera inclusiva, una mejor calidad de vida de la población. El trabajo del Estado junto al sector privado, la generación de nuevos científicos, inversión y nuevos espacios de investigación son algunas de las claves para llevar adelante el proyecto.

La Presidenta Cristina Fernández de Kirchner junto al ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, presentó –el martes 12 de marzo– este plan estratégico para el país, que establece políticas concretas del sector científico y tecnológico para los próximos años, poniendo de manifiesto los esfuerzos del Estado por impulsar el desarrollo inclusivo y la generación de valor en la producción argentina a partir de los desarrollos en estas áreas.

Desde su creación en 2007, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva viene llevando a cabo una serie de acciones tendientes a dar continuidad al crecimiento y consolidación de áreas y sectores considerados estratégicos.

Como fruto de esta labor, el “Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, Argentina Innovadora 2020” se presenta como un instrumento que tiene como objetivo primordial promover la innovación productiva e inclusiva, sobre la base de la expansión, el avance y el fortalecimiento del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación. De este modo, se hace posible el aumento de la competitividad de la economía, mejorando la calidad de vida de la población, en un marco de desarrollo sustentable.

Durante el acto de lanzamiento, la Presidenta de la Nación destacó que “este plan muestra que podemos ayudar a otros argentinos con desarrollos innovadores con la colaboración de los científicos de los cuales me siento sumamente orgullosa”.

Además, la mandataria indicó que “el Estado desarrolla la ciencia y la tecnología para agregar valor a la producción de Argentina”.

Los números de la gestión hablan por sí solos: en 2003, la Argentina tenía 21.700 investigadores en equivalente jornada completa y hoy ese número asciende a 36.300, un alza de casi del 70% en el número de investigadores. En cuanto a los becarios, en el 2003 existían 5.600 becarios y hoy ese número llega a 14.000.

El plan en profundidad

Teniendo en cuenta la velocidad cada vez mayor de los cambios científicos y tecnológicos, el “Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, Argentina Innovadora 2020” identifica una serie de áreas temáticas y estratégicas, y el ministerio direcciona hacia allí las políticas públicas. Dos son las estrategias de intervención para el abordaje de todas estas cuestiones. La primera de ellas consiste en el desarrollo institucional del mencionado Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, que implicará una mejora en la articulación territorial. Esto permitirá avanzar hacia una distribución más equitativa y hacia procesos de convergencia socioeconómica regional, que fortalecen el desarrollo federal de nuestro país.

Por otra parte, al poner foco en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), se podrá recuperar la capacidad de incorporación de nuevos investigadores y la renovación de los planteles de científicos. Otro frente de acción se constituirá con el financiamiento a sectores estratégicos, que instrumentará la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica. Sobre ese punto, el titular de la cartera de Ciencia, Lino Barañao, aseguró que “durante años la situación de los cerebros era más vergonzosa que la del petróleo, regalábamos cerebros en pie sin obtener nada a cambio. Hoy recuperamos un capital intelectual que estaba en el exterior y que vuelve con más conocimientos”. Barañao también aseguró que “la ciencia y la tecnología son el motor del desarrollo y de la prosperidad en tanto mejora de la calidad de vida de la gente”.

Otra de las cuestiones de las que se ocupa el plan es la de ampliar la información disponible para la investigación científica y tecnológica, a través del establecimiento de nuevas reglas de juego, capaces de generar condiciones institucionales e incentivos favorables para la expansión de las capacidades en ciencia, tecnología e innovación, así como también normativas en materia de propiedad intelectual y transferencia tecnológica y regulaciones particulares para cada sector.

Desarrollar nuevas oportunidades en sectores productivos

La segunda estrategia que delinea el Plan es la focalización, que remite al aprovechamiento de las potencialidades ofrecidas por las llamadas tecnologías de propósito general (biotecnología, nanotecnología y las tecnologías de la información y la comunicación [TIC]) que atraviesan distintos sectores socioproductivos y entornos territoriales determinados, para generar ganancias cualitativas significativas.

Los sectores considerados estratégicos por el ministerio son agroindustria, ambiente y desarrollo sustentable, desarrollo social, energía, industria y salud.

Para el sector de agroindustria se prevé un desarrollo regional crecientemente intensivo en tecnología, que pueda generar bienestar social y mitigar el impacto que significa la concentración del empleo en las grandes ciudades. El segundo (ambiente y desarrollo sustentable) tiene como objetivo asegurar la protección de los recursos naturales renovables para su aprovechamiento actual y futuro, a la par de poner en marcha una serie de patrones productivos que respondan a patrones de sustentabilidad y que sean compatibles con el medio ambiente.

En lo concerniente a desarrollo social, la ciencia y la tecnología están hoy en condiciones de hacer aportes innovadores en el marco de las políticas de inclusión social que den lugar a saltos cualitativos. De esta manera, con el apoyo en el sector energía, se pretende lograr la autosuficiencia en materia de suministro energético, la diversificación de las fuentes de las que dispone el país y el desarrollo de energías alternativas.

Con la participación de científicos y tecnólogos de primer nivel, estas acciones tenderán hacia la protección del ambiente y la distribución de energía suficiente en toda la Argentina y en todos los niveles sociales.

En materia de industria, se aumentará la calidad, diferenciación y valor agregado de la producción industrial, con la ayuda de innovaciones de proceso y de productos, la expansión de la base de empresas innovadoras en actividades de alta y media complejidad tecnológica y la promoción de actividades en las que el comportamiento innovador tenga un impacto social positivo. Y con la intervención en el sector salud, el ministerio procurará que los resultados de las actividades de I+D puedan alcanzar a todos los habitantes del país, e incrementar las capacidades de las firmas locales del sector para producir innovaciones competitivas.

De esta manera, el ministerio a través de este conjunto de acciones que constituyen el nuevo plan generará en los próximos años un nuevo perfil productivo competitivo centrado en la agregación de valor, la creación de empleo de calidad y la incorporación de conocimiento por parte de industrias tradicionales y de nuevas empresas en actividades de alta complejidad tecnológica.

Fuente: Miradas al Sur / Domingo 17 de Marzo de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s