noticiastectv

El día a día de la Ciencia

Los ejes son sustentabilidad e innovación

Deja un comentario

Los casos de seis empresas vinculadas a la cadena agroindustrial. En el marco del Simposio de Bioeconomía, los referentes de grandes empresas tanto nacionales como internacionales focalizaron sobre cómo está la situación actual de nuestro país y qué áreas se pueden explotar aún mucho más.

La bioeconomía es el sector de la economía que enfatiza la utilización eficiente y sustentable de los procesos de producción y procesamiento de la biomasa para obtener alimentos, combustibles, compuestos químicos y materiales para la agricultura y la industria.

El concepto de bioeconomía comprende el desarrollo de biorrefinerías de nueva generación que integren la producción de energía y de bioproductos con el tratamiento responsable del medio ambiente.

En el marco del Simposio de Bioeconomía organizado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, se presentaron varias disertaciones y cuál es la situación actual de nuestro país.

Durante el segundo día del evento, se desarrolló una mesa redonda sobre la bioeconomía en Argentina en la que participaron Claudio Dunan, director de estrategia de Bioceres; Rubén Kolln, director de negocios forestales e industriales de Pomera Maderas; César Del Val, encargado de logística de AGD; Matías Krause, encargado de control de gestión de Vicentín; Manuel Ron, presidente de Bio4, y Ricardo Yapur, presidente de Rizobacter.

En primer lugar, Claudio Dunan, comentó sobre los inicios de Bioceres y su fundación en el año 2001, y enfatizó sobre la alianza estratégica con el sector público en el área de investigación y desarrollo.

Entre otras cosas, Dunan indicó que “es fundamental la producción de alimentos y biomasa, y desde Bioceres para lograrlo estamos trabajando en traits de mayor rendimiento y aumentar la eficiencia de los recursos naturales”.

Además, señaló que “la transformación de biomasa puede ser clave mediante energía, biopolímeros y bioenergía“.

Por otra parte, indicó que “Bioceres en la bioeconomía contribuye desde los productores que están focalizados en la oportunidad bioquímica, la diversificación de ingresos con conocimiento local y desarrollo regional y la interacción público-privada”.

Luego, llegó el turno de Ricardo Yapur, presidente de Rizobacter, quien remarcó el concepto de la gestión de la sustentabilidad apuntada a la biotecnología en la manera agrícola.

En este contexto, Yapur focalizó en que, ahora, el mundo se encamina a un nuevo tipo de economía “limpia” de base biotecnológica, sustentada por un impresionante desarrollo biotecnológico tendiente a dar respuestas a problemáticas socioeconómicas cruciales, tales como la necesidad de más energía, el aumento de la contaminación, el calentamiento global y el crecimiento de la población mundial.

En este sentido, comentó que “para nosotros, la bioeconomía es nada menos que la gestión de la sustentabilidad apuntada al negocio de la microbiología agrícola. Y ser sustentables es mucho más que una moda: implica comprometer la filosofía y cultura de la empresa en pos de las generaciones futuras. Para esto hay que tener muy claro que hay que hacer inversiones a largo plazo, y con visión de futuro”.

Por caso, Yapur señaló que “la bioeconomía es entendida como la respuesta económica que utiliza materias primas renovables y 65 millones de genes para dar respuesta a la demanda de energía, alimentos, salud y cuidado del medio ambiente; se trata de una nueva matriz económicoproductiva-sustentable que creció a escala global y que representa una esperanza para el desarrollo verde del comercio”.

Matías Krause, encargado de control de gestión de Vicentín, disertó sobre el concepto de los procesos primarios a los biocombustibles.

Por otra parte, se refirió al biodiésel como un mercado alternativo al aceite de soja. Otros puntos para destacar por parte de Krause fueron los procesos de glicerina refinada y cruda, respectivamente.

En este sentido, señaló que “Argentina actualmente cuenta con una capacidad de 150.000 toneladas ya instalada y se puede explotar mucho más”.

Manuel Ron, presidente de Bio4, comentó sobre el nacimiento de la empresa de Río Cuarto, Córdoba, y cómo influyó el asociativismo entre los productores agropecuarios.

Ron focalizó su disertación en primer lugar sobre el asociativismo y allí comentó que “gracias a este método hay distintas maneras de financiamiento, con un directorio diversificado y la participación es por áreas de interés”.

Además, indicó que “la visión agroindustrial es el común denominador de los socios del proyecto. La transformación de granos en biocombustibles es la principal actividad desarrollada por la compañía. La construcción de capital social en la zona de Río Cuarto y el desarrollo de las personas empleadas son objetivos prioritarios de la empresa”.

Luego llegó el turno de Rubén Kolln, director de negocios forestales e industriales de Pomera Maderas, quien disertó sobre el potencial de forestaciones en Argentina. Kolln focalizó sobre el escenario actual forestal argentino y allí explicó que “hay desazón en el momento de cosecha por no poder colocar los productos generados luego de largo tiempo de espera, sumado a que los inversores que ven reducida su renta por los bajos precios de los productos primarios”. Mientras que también comentó la situación sobre el escenario bioenergético y declaró que “hay un excedente de biomasa, el cual es un subproducto forestal, producido en Corrientes fundamentalmente, disponible para convertirse en un recurso energético”.

Y continuó: “Hay escasez de energía en el país y la región, pero con un sistema interconectado capaz de generar energía a nivel regional para el abastecimiento industrial”. Luego comentó sobre el potencial genético de Pomera y allí Kolln indicó que “la compañía tiene 13 años de experiencia en la investigación y desarrollo aplicados a mejorar la producción forestal: relevamiento de 15.000 hectáreas de plantaciones, 7.500.000 árboles, para búsqueda de árboles plus. La selección de 1.500 árboles candidatos a clones y árboles plus y el logro de cuatro clones comerciales inscriptos en la Argentina y otros diez en proceso de inscripción”.

César Del Val, encargado de logística de AGD, expuso sobre el proceso de glicerina refinada y que sus subproductos se pueden utilizar tanto en la industria farmacéutica como cosmética. Además, comentó que “la glicerina refinada proviene de la purificación de la glicerina cruda, y que internacionalmente se suele comercializar la glicerina que tiene una concentración superior al 95%”.

En este sentido, Del Val comentó que “haciendo un poco de historia, en el 2001, el empuje que se dio a nivel mundial con la elaboración de los biocombustibles también generó el desarrollo para las aplicaciones nuevas de glicerina en general”.

Por último, indicó que “recién a mediados de 2007 nuestro país arrancó con la producción de biodiésel. En los últimos años hemos alcanzado casi las 70.000 toneladas del producto siendo comercializadas principalmente a Brasil y Estados Unidos”.

A tener en cuenta

En el Simposio de Bioeconomía los ejes principales fueron la sustentabilidad y la innovación para la producción de energía y bioproductos con el tratamiento responsable del medio ambiente.

El concepto de bioeconomía comprende el desarrollo de biorrefinerías de nueva generación que integren la producción de energía y de bioproductos.

Fuente: El Cronista Comercial / Jueves 28 de Marzo de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s