noticiastectv

El día a día de la Ciencia

Está casi finalizada la planta de elaboración de sustrato en Aluminé

Deja un comentario

La obra permitirá suministrar a productores y emprendedores el insumo indispensable para el cultivo de hongos comestibles bajo el sistema de producción industrial sobre sustrato.

El objetivo es facilitar y fomentar esta actividad productiva en la zona a través de una tecnología de avanzada.

La construcción de una planta de elaboración e incubación de sustrato elaborado a partir de residuos que abastezca de este insumo para la producción de hongos comestibles en Aluminé está ejecutada en un 80 por ciento, avanzando el proyecto impulsado desde la provincia, que cuenta con recursos de la Nación y el acompañamiento del municipio local.

La obra tiene como una de sus metas facilitar la adopción de un sistema de cultivo intensivo de hongos mediante la instalación de una planta proveedora de sustrato incubado formulado a partir de residuos regionales, en su mayoría generados en el aserradero de la Corporación Forestal Neuquina (Corfone) ubicado en Abra Ancha.

El objetivo es generar una necesidad de mano de obra calificada, fomentando el desarrollo de emprendimientos que podrán abastecerse de ese sustrato, aprovechando el potencial turístico de la zona de Aluminé y la demanda de hongos que genera la gastronomía.

Desde la provincia surgió hace unos años la iniciativa de formular y presentar un proyecto ante el ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación, con el objetivo de conseguir fondos para llevarlo adelante”, explicó Cristian Starik, coordinador del Programa de Desarrollo y Promoción del Cultivo de Hongos Comestibles del Centro PyME-Adeneu, dependiente del ministerio de Desarrollo Territorial.

Agregó que “una vez que se aprobó el proyecto y se consiguieron los recursos se interesó a la municipalidad de Aluminé para poder instalar la planta en la localidad. Contamos con el apoyo del municipio en varios aspectos referidos a la infraestructura y la mano de obra para llevar adelante el trabajo”.

La planta, que será la única proveedora de sustrato incubado de la provincia, tendrá una capacidad de producción de más de diez mil kilos mensuales y por sus características tecnológicas y la metodología de funcionamiento es considerada “única” en el país. Cuenta con un túnel de pasteurización y su correspondiente caldera, salas de inoculación, incubación y de fructificación.

El nivel de ejecución de la obra es del 80 por ciento, estimándose su finalización en el mes de junio.

El funcionamiento de la planta va a permitir empezar a incursionar en el cultivo de hongos sobre sustrato, un cultivo intensivo, industrial, no sólo en Aluminé sino en localidades cercanas como Villa Pehuenia, Junín de los Andes o Zapala. La ventaja es que de una manera más accesible, minimizando la inversión inicial, se puedan poner en marcha nuevos emprendimientos, al tener que invertir solo en la etapa final del proceso productivo”, explicó Starik.

Hasta el momento en la zona se obtienen gírgolas y hongos de pino, aunque en muy pequeña escala. Otra de las potencialidades de la planta es que permitiría producir la variedad shiitake, que a nivel gastronómico es la más buscada y además tiene propiedades medicinales. Se consigue poco en el país y mayoritariamente se importa.

Starik comentó que la elaboración del sustrato “es una parte del proceso productivo muy importante, que necesita mucho control, pero que llevándose adelante con una tecnología apropiada se pueden lograr productos de calidad que se van a poder distribuir en toda la provincia”.

Antecedentes

El proyecto se presentó hace tres años ante la subsecretaría de Planificación y Acción para el Desarrollo (Copade), por ser autoridad de aplicación provincial de la Ley Nacional 23.877 de Promoción y Fomento de la Innovación Tecnológica. Obtuvo financiamiento necesario para concretarse a través de la convocatoria DETEM 2009, orientada a Proyectos de Desarrollo Tecnológico Municipal e impulsada por el Consejo Federal de Ciencia y Tecnología (Cofecyt).

La iniciativa demandó una inversión de más de 400 mil pesos. Una parte fue provista desde Nación, en tanto que el municipio local aportó la infraestructura para la planta y mano de obra, y el ministerio de Desarrollo Territorial -a través del Centro PyME Adeneu- se encargó del desarrollo y seguimiento del proyecto, además de la asistencia técnica.

Impulso al desarrollo

La producción de hongos comestibles es una actividad de gran potencialidad productiva, complementaria a la actividad turística. Teniendo en cuenta que en la provincia de Neuquén la oferta de este producto no satisface a la demanda, el objetivo es impulsar el desarrollo de nuevos emprendimientos que podrán abastecerse del sustrato elaborado en la planta.

El turismo va acompañado de una gastronomía gourmet regional en la cual uno de los ingredientes principales son hongos de distintas variedades que provienen de la recolección silvestre en las zonas cordilleranas o que se compran a Chile y a otras regiones o países.

Algunas de sus variedades se encuentran de manera discontinua y a valores variables, por lo que uno de los objetivos a la hora de desarrollar este proyecto es brindar un producto sano, confiable, de manera continua y cumpliendo con todas las normas bromatológicas y sanitarias al consumidor.

El proyecto se encuentra enmarcado en las acciones impulsadas desde el gobierno provincial para fortalecer distintas actividades económicas contribuyendo a la diversificación de la matriz productiva.

Producción de hongos en Neuquén

Las condiciones naturales de la provincia del Neuquén, la rentabilidad ofrecida por la producción y comercialización y la demanda potencial que ofrece el mercado hacen que esta actividad pueda considerarse de elevado impacto económico en la provincia. Las primeras experiencias datan de 2001, en tanto que desde 2008 funciona en el ámbito del Centro PyME-Adeneu el Programa de Desarrollo y Promoción del Cultivo de Hongos Comestibles.

Starik explicó que “la producción se localiza mayoritariamente en Confluencia, específicamente en Centenario y San Patricio del Chañar, mientras que hay pequeños polos de producción en Aluminé, Zapala, Picún Leufú y Piedra del Águila”.

En su mayoría se realiza producción sobre troncos, con una producción anual de entre 30 mil y 35 mil kilos anuales.

El 70 por ciento de lo producido se comercializa en el mercado interno: restaurantes, supermercados, verdulerías y ferias, en tanto que el 30 por ciento restante se vende al resto del país.

A través del Programa del Centro PyME-Adeneu se ofrece asistencia técnica (seguimiento periódico del proceso de cultivo y comercialización, provisión de inoculo de alta calidad en condiciones ventajosas para el productor); se dictan capacitaciones (cursos, talleres, asistencia a ferias, eventos, charlas); se difunden herramientas crediticias vigentes; y se brinda transferencia a los productores sobre los resultados de la investigación aplicada a la producción regional de hongos comestibles.

Fuente: Minuto Neuquén / Viernes 10 de Mayo de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s