noticiastectv

El día a día de la Ciencia

Ciencia y tecnología se unen para tratar males cardíacos

Deja un comentario

El cardiólogo intervencionista argentino doctor Luis Mansueto de la Fuente se encuentra en Tucumán. Fue invitado por los decanos de las facultades de Ciencias Exactas y de Medicina, ingeniero Sergio Pagani y doctor Mateo Martínez, para disertar sobre los avances en medicina y bioingeniería en el tratamiento de enfermedades cardiovasculares.

Estoy contento de regresar a Tucumán. No la olvido nunca porque en la UNT completé los tres primeros años de la carrera de médico que luego terminé en la UBA. No venía desde 2006 porque estuve trabajando en investigaciones científicas“, expresó el doctor De la Fuente a LA GACETA, durante una breve charla telefónica.

Hoy, a las 11, en el anfiteatro A1 de Ciencias Exactas, en la Quinta Agronómica, el experto ofrecerá la charla “Intervencionismo cardiovascular: de dónde venimos, dónde estamos y hacia dónde vamos”. El viernes, también a las 11, en el anfiteatro “Alfredo Amenábar” del Centro de Salud hablará sobre “Células madre e ingeniería de tejidos en enfermedades cardiovasculares”.

Subespecialidad

La cardiología intervencionista, explicó De la Fuente, es una de las más modernas subespecialidades de la cardiología, rama de la clínica médica. Se ocupa del diagnóstico y tratamiento miniinvasivo de las enfermedades cardiovasculares, ya sea en los vasos del corazón y en los alejados del órgano: arterias de las piernas, carótidas del cuello, arteria aorta y las patologías del músculo cardíaco y de las válvulas del corazón.

–¿En qué se diferencia de la cirugía coronaria tradicional?

–La cirugía coronaria tradicional es a “cielo abierto” (en EE.UU hoy es superada en número por la angioplastia coronaria). En cambio, la cardiología intervencionista no requiere abrir el tórax del paciente para abordar las estructuras y solucionar los problemas. Ingresamos a través de la piel a una arteria de la ingle, el brazo o la muñeca y navegamos con un catéter –tubo delgado y flexible que lleva en su extremo un balón o globo– hasta el lugar donde la arteria se encuentra achicada por un ateroma (acumulación de grasa, especialmente colesterol). Al llegar a este sitio abrimos el balón que aplasta la placa arteriosesclerótica y la fragmenta. Es decir, destapa la arteria para permitir el flujo normal del torrente sanguíneo. Usamos anestesia local y el que opera no es un cirujano cardiovascular sino el cardiólogo intervencionista, que no toca con sus manos al paciente. Realiza la miniintervención mediante instrumental como catéteres y stents (mallas que se dejan colocadas después de dilatar la milimétrica arteria).

–En 1966 usted introduce en el país el cateterismo selectivo de las arterias coronarias. ¿Para qué se utiliza?

–Este método es considerado el “patrón de oro” para visualizar las arterias coronarias, paso previo y fundamental para la aplicación de la terapéutica: ya sea angioplastia o by pass. La coronariografía permite visualizar con precisión y exactitud la anatomía coronaria y del árbol arterial.

El doctor De la Fuente –Visitante Ilustre y Doctor Honoris Causa de la UNT– es pionero en combinar conocimientos y técnicas de distintas disciplinas (medicina, bioquímica, ingeniería, física y bioingeniería) para tratar enfermedades cardiovasculares. Ha publicado dos libros de la especialidad: “Función ventricular” y “Terapéutica por catéter en la cardiopatía isquémica, angioplastia transluminal y trombólisis coronaria”, numerosos capítulos en libros de su especialidad y más de un centenar de trabajos, tanto en el país como en el extranjero.

Colocación del stent paso a paso

1 Con un catéter se lleva por la arteria el stent plegado hasta el sitio obstruido por una placa grasa.

2 Al inflar el balón el stent se expande, aplasta la placa arterioesclerótica desobstruyendo la arteria.

3 Se retira el catéter con el balón y se deja la malla metálica para que mantenga abierta la arteria.

Un pionero en su especialidad

En 1999, el doctor Luis Mansueto de la Fuente realizó la primera angioplastia coronaria del mundo en su tipo: en el interior de una arteria colocó un stent metálico con un polímero para liberar drogas específicas durante seis meses.

Fuente: La Gaceta de Tucumán / Miércoles 08 de Mayo de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s