noticiastectv

El día a día de la Ciencia


Deja un comentario

Nuevas técnicas para la identificación de ADN

Científicos australianos han desarrollado nuevas técnicas de identificación de ADN en drogas ilegales y en la recolección de material genético en zonas de desastre, informó hoy la prensa local.

El excientífico de la Policía, Paul Kirkbride, dijo que el primer paso fue confirmar la presencia de ADN en la droga, ya que hasta el momento se desconocía si los narcóticos eran portadores de este rastro genético.

El segundo paso fue “desarrollar un proceso de secuenciación” para obtener la información que permita identificar de dónde procede la droga y determinar si los alijos están relacionados unos con otros, explicó Kirkbride.

El biólogo molecular Leigh Burgoyne, que lideró este estudio de la Universidad Flinders, logró identificar en drogas ilegales muestras de tierra, pelo de animal, polen, hongos, virus y ADN humano a partir de restos de cabello o piel.

Los científicos consideran que el hallazgo permitirá identificar a las personas implicadas en la producción y distribución a partir de la droga de contrabando decomisada, que a diferencia de los medicamentos, se elabora sin controles estrictos para evitar impurezas o su contaminación.

La investigación partió del supuesto de que las personas “contaminan” las sustancias ilegales, lo que permite comparar “los mismos patrones de suciedad en éstas y en los tejidos humanos”, explicó Burgoyne a la ABC.

El mismo equipo logró recolectar material genético con un alambre caliente, una técnica que permitirá la obtención de ADN tras un accidente de avión, atentados o un incendios forestales, y evitar el traslado de tejidos humanos a los laboratorios para ser analizados.

El Instituto Nacional de Ciencia Forense de Australia reconoció la calidad de ambas técnicas, aún en una etapa preliminar, informó la cadena local ABC.EFE

Fuente: EFE Futuro / Viernes 26 de Julio de 2013


Deja un comentario

Buscan equidad de género en la ciencia mexicana

A once años de su publicación oficial, el Congreso mexicano reformó (7 de junio) cuatro de los artículos de la Ley de Ciencia y Tecnología, para promover la igualdad de género mediante la participación equitativa y no discriminatoria entre hombres y mujeres en la investigación científica y tecnológica.

“Pese a que las mujeres mexicanas representan una porción significativa del conjunto de recursos humanos, su representación en materia de ciencia, tecnología e innovación es insuficiente”, señala la iniciativa de reforma presentada en 2011 por la Cámara de Diputados.

Actualmente, el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) registra una participación femenina del 33 por ciento.

La propuesta, aprobada sin ningún voto en contra en el Senado y firmada por el presidente de la República, entró en vigor el 8 de junio.

Al artículo 2 se le adicionó incentivar la participación equitativa de mujeres y hombres en todos los ámbitos del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación y promover transversalmente la inclusión de la perspectiva de género en estas áreas.

Las modificaciones del 12 señalan que las políticas de apoyo a la investigación científica deberán “incentivar la participación equilibrada y sin discriminación entre mujeres y hombres” y el 14 sugiere diferenciar por género la base de datos con información sobre investigadores, para así medir el impacto de políticas y programas.

Finalmente, el artículo 42 promueve el desarrollo de un sistema de educación, formación y consolidación de recursos humanos “en igualdad de oportunidades y acceso entre mujeres y hombres”.

“En otros países [como EE.UU.] hay programas específicos para impulsar el estudio de la influencia de las diferencias de género en la educación y en la investigación científica. No se trata de hacer programas de intervención particular o apoyo sobre la población, sino de, en primer término, entender mejor estas cuestiones”, dice a SciDev.Net Luis Mier y Terán, director adjunto de Planeación y Cooperación Internacional del Consejo Nacional para la Ciencia y la Tecnología (Conacyt).

Sin embargo añade que con estas reformas México sí puede favorecer la creación de apoyos especiales que consideren las diferencias de género, como la que ya existe en el reglamento del SNI, que permite otorgar un año de extensión a investigadoras que se embaracen durante la vigencia de su distinción.

La equidad de género también ha sido subrayada por el Foro Consultivo, Científico y Tecnológico, A.C, instancia autónoma que cada año participa en el proceso de evaluación para renovar las comisiones dictaminadoras del SNI.

Su coordinadora general, Gabriela Dutrénit, dice a SciDev.Net que ya existen acciones en práctica. Una de ellas son los premios de investigación otorgados por la Academia Mexicana de Ciencia en los que existe diferenciación de edades tomando en cuenta el periodo de procreación en la mujer. Otro ejemplo es el apoyo que brinda el Conacyt a madres jefas de familia para que puedan concluir sus estudios a nivel licenciatura y formación técnica.

“Las reformas establecidas en la ley en realidad hablan de algo que ya está ocurriendo en la práctica y que se espera reforzar”, agrega.

Fuente: Scidev.net / Jueves 25 de Julio de 2013


Deja un comentario

Asociaciones médicas condenaron la oferta de tratamientos con células madre

Firmaron un comunicado en contra de las terapias ofrecidas en Argentina y el extranjero que no superaron la etapa experimental.

Casi una decena de instituciones médicas y asociaciones condenaron la oferta de tratamientos con células madre en el exterior y en Argentina. Se trata de aquellas terapias en etapa experimental y que por lo tanto deberían ser gratuitas. La advertencia surge ante la creciente oferta para tratar numerosas enfermedades altamente discapacitantes y la constante aparición en los medios de colectas para viajar al exterior. La discusión se dio en el marco de la reunión mensual de la Comisión Asesora en Terapias Celulares y Medicina Regenerativa del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva y estuvo encabezada por el ministro Lino Barañao.

Las asociaciones denunciaron que no existe en la actualidad ningún tratamiento establecido mediante el uso de células madre, excepto el uso de células progenitoras hematopoyéticas (trasplante de médula o de sangre del cordón umbilical) para tratar algunas enfermedades de la sangre o del sistema inmunológico. Por otro lado reconocieron que es comprensible que en situaciones de enfermedades graves y dolorosas, se intente apelar a cualquier procedimiento que prometa una mínima esperanza. Sin embargo, alertan que estos tratamientos no han demostrado ser efectivos y además podrían llegar a perjudicar aún más el cuadro clínico del paciente. Las sociedades científicas, han prevenido contra los viajes para recibir estos tratamientos, también llamado “turismo de células madre”, especialmente cuando se ofrece el implante de células madre de origen embrionario, dado que las mismas tienen la capacidad de producir tumores por lo que, además de no curar, podrían generar nuevas enfermedades en el paciente.

Casi una decena de instituciones médicas y asociaciones condenaron la oferta de tratamientos con células madre en el exterior y en Argentina. La comunidad científica internacional condena el uso de células madre para tratar pacientes como una “innovación médica no probada” cuando ocurre fuera de un ensayo clínico y especialmente cuando los pacientes deben pagar por el procedimiento. La recomendación ética es que los médicos y/o científicos deben abstenerse de participar en los mismos. Las células madre probablemente constituyan una alternativa de tratamiento para muchas enfermedades en el futuro. Sin embargo, su uso terapéutico probado se limita hoy a algunas enfermedades hematológicas, en el contexto de trasplante de médula ósea o hematopoyético, de modo que la aplicación clínica a otras enfermedades como las neurológicas, diabetes, cáncer, etc. es aún muy lejana. Para que ello suceda, se debe probar no solamente su eficacia terapéutica, sino también su seguridad mediante la metodología de la investigación clínica.

Las asociaciones concluyeron que en caso de acceder a este tipo de terapias, es importante que se lo haga dentro del marco legal existente, es decir, siguiendo los métodos de la investigación médica, en donde por tratarse de un procedimiento experimental, el mismo debe ser gratuito, atenerse a un protocolo de investigación aprobado por la autoridad regulatoria local, en el caso de la Argentina, el INCUCAI y contar con el consentimiento informado otorgado por el paciente. El cumplimiento de esta regulación es la única salvaguarda de que se han evaluado seriamente los riesgos a los que se expone el paciente.

Participaron de la reunión la Sociedad Argentina de Medicina Regenerativa, dependiente de la Asociación Médica Argentina; la Sociedad Neurológica Argentina; Sociedad Neurológica Argentina; el Colegio Argentino de Cardiología; Sociedad Argentina de Diabetes; el Grupo Cooperativo Iberoamericano de Medicina Transfusional; la Asociación Argentina de Neurocirugía; la Sociedad Argentina de Neurología Infantil;  Sociedad argentina de Hematología y el Comité de uso Clínico de Células Madre del INCUCAI.

Fuente: Mincyt / Miércoles 17 de Julio de 2013


Deja un comentario

35 premios Nobel y 600 jóvenes investigadores

Cuando éramos niños nos relataban esos cuentos originados en la recopilación de los Hermanos Grimm, en los cuales había condes y condesas, grandes héroes y héroes por nacer, palacios y pueblos de ensueño. Este relato ocurre en un pueblito de cuento de hadas llamado Lindau, donde los nacientes héroes de la ciencia, jóvenes investigadores de todas partes del mudo, se reúnen a escuchar las anécdotas de los veteranos más laureados, los ganadores del Premio Nobel.

Son los llamados Lindau Nobel Laureate Meeting. La idea principal de estas reuniones es conectar y enseñar, que las nuevas generaciones se nutran de la experiencia que destilan las viejas generaciones de investigadores.

En ese pueblito de ensueño que es Lindau, enclavado en una isla del lago Constanza, Alemania, se cumple el sueño de todo científico que recién empieza su carrera, que es el de poder charlar de frente con los veteranos de la ciencia, con aquellos que llevan décadas de investigación encima y que han aportado su granito a la historia y al avance de la ciencia.

El principal objetivo de las Lindau Nobel Laureate Meetings es que los 600 investigadores jóvenes que acuden cada año a Lindau se puedan conectar entre sí y con los premios Nobel. La carrera de un científico que se inicia puede llegar a ser muy dura, por lo que tener la oportunidad de hacer conexiones como ésta es un gran logro para los 600 jóvenes que fueron elegidos para asistir a Lindau.

Argentinos en Lindau

Un ejemplo de ello son Laura Mazzaferro, Victoria Flexer y Javier Bardagi, tres investigadores argentinos que se dedican a la química, y que estuvieron en Lindau. Laura y Javier están terminando sus estudios de post doctorado en Alemania. Victoria lo está haciendo en Bélgica. Esto resume un poco una de las metas de estas reuniones: la de anular las fronteras. Que la ciencia no tenga nacionalidad, más que la de la humanidad.

Podrá parecer naïf, ya que si bien los científicos no tienen problemas en desarrollar sus investigaciones en diferentes países, sus descubrimientos a veces no se transforman en un bien de la humanidad, ni en el de una nación dada, sino tal vez de una compañía. Lindau aboga por compartir el conocimiento.

Laura Mazzaferro es una argentina de La Pampa, que se recibió de licenciada en Química en 2007, en la Universidad Nacional de La Pampa, y se doctoró con beca del Conicet en 2011. Para 2012 ya estaba realizando su post doctorado en Alemania, becada por la Fundación Alexander von Humboldt, en la Universidad de Freiburg.

“Cuando recibí la nominación para participar de la reunión Lindau –nos contó Laura antes de que se iniciasen las reuniones– fue una gran sorpresa, porque siendo estudiante en la UNLPam jamás me imaginé poder encontrarme algún día con nada menos que los premios Nobel de Química. Considero que estos científicos son la cara visible de excelentes grupos de trabajo, sin los cuales los descubrimientos que realizaron no hubieran sido posibles. Por eso me gustaría preguntarles cómo fue ese proceso de armar un grupo de trabajo y llevar adelante una línea de investigación, qué dificultades tuvieron y cómo las resolvieron. Sí, me interesa particularmente ‘eso que no se cuenta’, o sea, el día a día de trabajar en investigación.”

Victoria Flexer es doctora en Química de la Universidad de Buenos Aires, y está investigando en la Universidad de Ghent, Bélgica, becada por el programa Marie Curie Actions. Allí llegó desde Australia, donde trabajó como investigadora. Antes estuvo en Francia, donde hizo un post doctorado de tres años.

Esto ya nos habla de una científica inquieta. “Ahora estoy trabajando en estudios de corrosión y recubrimientos anticorrosión aplicados en particular a conservación de patrimonio cultural (objetos antiguos, incluyendo arqueológicos)”, nos cuenta Victoria. “Lo que más me interesa del meeting de Lindau –dice Victoria– es la posibilidad de escuchar conferencias sobre temáticas muy diversas, donde espero que los oradores darán una charla tratando de abarcar una visión amplia de algún tema. A mí siempre me gustó la ciencia en un sentido amplio, y me interesa incluso la posibilidad de moverme entre distintos temas. Algo que un poco he hecho en estos años de trabajar en el extranjero. Lamentablemente esto no es muy fácil, dado que cuando uno busca un nuevo puesto científico en general buscan contratarte por la experiencia que ya tenés en determinado tema, y no porque vos tenés ganas de aprender cosas nuevas en una temática completamente distinta.”

Javier Bardagi es otro químico argentino, doctorado en la Universidad Nacional de Córdoba, que también logró una beca de la Fundación Alexander von Humboldt, para trabajar en la Universidad de Regensburg, Alemania.

“Principalmente –nos cuenta Javier–, espero poder conocer o interpretar la visión del futuro de los premios Nobel, cómo encaran sus proyectos a largo plazo. Por supuesto que también es una gran oportunidad para conocer investigadores de diferentes países y compartir ideas, algo que siempre es bueno y que muchas veces te lleva a ver las cosas desde otra perspectiva. Por suerte el entusiasmo se contagia y uno puede cargar pilas al encontrarse con personas que muestran un gran entusiasmo por lo que hacen.”

Enseñar la ciencia

Hacia el final de la semana de Lindau, Victoria Flexer nos cuenta que “es la mejor conferencia en la que jamás estuve. Me voló la cabeza. Te puedo decir que las tres palabritas del leit motiv de la conferencia se aplican a la perfección: me eduqué, o sea, aprendí cosas nuevas; me conecté, o sea, conocí un montón de colegas con quienes entablé discusiones muy interesantes y con quienes tal vez en el futuro termine colaborando, y por sobre todas las cosas sirvió para inspirarme. Me di cuenta de que los Nobel son tipos del montón pero con una mente brillante. En los 6 días que pasé en Lindau, no vi una sola muestra de arrogancia, de soberbia, ni de pedantería. Todo lo contrario, muchísima humildad, siempre un reconocimiento a sus colaboradores en el laboratorio, a la pequeña cuota de azar que ayudó a algunos a descubrir algo único. La buena onda constante para detenerse y responder preguntas mano a mano cuando te los cruzabas en un pasillo”.

“¿Cómo no sentirme ahora obligada a enseñar en mi regreso a Argentina, después de haber pasado una semana con estos tipos en un proceso de aprendizaje permanente?”, reflexiona Victoria. Es lo que resume el paso de los jóvenes investigadores y de los Nobel por Lindau.

Fuente: Página 12 / Sábado 20 de Julio de 2013


Deja un comentario

Los científicos suman y el país avanza

Una década ganada precisa de muchos elementos para serlo, y uno de ellos es el avance de la ciencia y la tecnología. Tecnópolis, inversiones y becas para que los científicos que hace diez años se iban, hoy vuelven y trabajan para una Argentina con más futuro.

Hace diez años los científicos migraban a Europa, el país explotaba en una crisis económica fatal y el “sálvese quien pueda” era moneda corriente en Argentina.

Había que aplicar políticas reconstructivas desde bien abajo para poder salir de un debacle tan profunda y sostener lo que quedaba, para que no continúe cayendo. Así fue como el expresidente Néstor Kirchner asumió en el 2003, con pocos votos de diferencia.

Luego de una década el gobierno intenta hacer un conteo de lo sucedido en todos los aspectos y uno de los sectores que más evolucionó fue el sector de la ciencia y la tecnología.

Con millones de dólares de inversión y una política de estado fuerte y creativa, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner lleva adelante la mejor etapa de la ciencia en nuestro país.

Una muestra empírica que no debemos perder de vista es Tecnópolis, la feria de ciencia y tecnología más grande de Latinoamérica, que ya se convirtió en un orgullo nacional.

Financiaciones, becas e inversiones, los que ayer se iban del país buscando un trabajo digno luego de una formación académica pública, hoy encuentran en su hogar, el lugar indicado para continuar formándose y proyectando hacia un futuro que avanza.

Fuente: Diario registrado / Viernes 19 de Julio de 2013


Deja un comentario

Porcinos: eficiencia y rentabilidad a corto plazo

Con 70% de aumento en el consumo interno durante la última década, es una de las actividades ganaderas más rentables. Puede generar un saldo exportable de 160 millones de dólares. Su potencial podrá conocerse en Fericerdo 2013.

Para Jorge Brunori, médico veterinario del INTA, la decisión de producir cerdos ya implica transformar el grano y agregarle valor en origen: “Un sistema eficiente, pequeño, de 50 madres, utiliza y transforma cerca de 20 hectáreas de maíz y otras tantas de soja en carne. Luego se agrega valor al capón tanto al vender su carne fresca como elaborada”.

La Argentina tiene los costos de producción más bajos de mundo, ya que posee granos en origen a un bajo costo, siendo el costo de alimentación el más importante en el sistema productivo, lo cual se traduce en rentabilidad. De acuerdo con Brunori, es fundamental “seguir informando sobre las propiedades nutritivas de la carne de cerdo y adecuar el precio en la góndola para fomentar e incrementar el consumo interno de esta excelente carne siendo una de las más consumidas a nivel mundial pero que en nuestro país es un sustituto de los cortes vacunos”.

De hecho, el consumo de carne de cerdo en la Argentina alcanzó 8,55 kg por habitante el año pasado, es decir, un 70% más que hace diez años. Además, el país exportó casi 7.000 toneladas de productos porcinos, lo que representa un aumento del 30% con respecto al año anterior.

Las estimaciones del grupo porcino de la Estación Experimental Agropecuaria del INTA en Marcos Juárez indican que, para 2020, el consumo interno pasará de 8 a 14 kilos por persona por año, lo que permitiría aumentar la faena de cerdos a más de 8 millones de cabezas y la producción de cerdos a más de 700 mil toneladas. Entre las estimaciones institucionales se espera que, para ese mismo año, la cadena porcina aumente su producción un 126%, lo cual resultará en la generación de 23.000 puestos de trabajos directos y un saldo de exportación de unos 160 millones de dólares.

En esta misma línea, de acuerdo con el documento del proyecto INTA Precop Evolución del sistema productivo agropecuario argentino – mayor valor agregado en origen, en la cadena porcina hay actualmente unos 45.000 puestos de trabajo directos e indirectos: en el eslabón primario son 23.066, más 17.385 del eslabón industrial; en el medio se suman 457 empleos del sector transporte y comercialización, más los 4.091 empleos indirectos.

En esta línea, Brunori destacó el nuevo escenario de la actividad y la oportunidad que se plantea para el futuro. Esta temática será parte esencial de la decima edición de Fericerdo 2013, que se realizará en la estación experimental del INTA en Marcos Juárez –Córdoba– el 22 y 23 de agosto.

Con entrada libre y gratuita, esta muestra integra todos los eslabones de la cadena porcina nacional y permite que los participantes se actualicen, capaciten y estén en contacto con empresas, organizaciones, proveedores, técnicos y especialistas del sector. El INTA Marcos Juárez es la unidad referente del instituto en la temática, con más de 40 años de investigación y transferencia de tecnología en todo el país, con énfasis en los sistemas productivos de pequeña y mediana escala.

Un sector con muchas posibilidades

Hoy, la producción porcina nacional –centrada en las provincias de Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires– está en un momento de oportunidades. De acuerdo con Brunori, el sector porcino experimentará un “crecimiento significativo” en los próximos años, de la mano del consumo interno y las exportaciones.

La Asociación Argentina de Productores Porcinos (AAAP), en un documento sobre evolución de precios, estimó que la base alimenticia en cerdos del país se centraliza en el consumo de maíz y soja, los cuales representan entre el 75% y el 90% de la ración.

A pesar de que la Argentina sólo produce el 0,32% de la carne de cerdo del mundo y participa con el 0,09% del comercio mundial, el país cuenta con una “gran capacidad de producir materia prima, lo que lo ubica entre los países con menores costos de producción, a lo que se le suma el excelente status sanitario lo que incrementa las potencialidades del país en la cadena de la carne porcinas”, afirmó Brunori.

Fuente: INTA informa / Miércoles 24 de Julio de 2013


2 comentarios

Modelo matemático para detectar vida

Dos investigadores, uno chileno y uno argentino, propusieron –en un paper aceptado por una reconocida revista científica– un modelo matemático para detectar la presencia de seres vivos en planetas distantes, incluso cuando la biología de esos seres fuese totalmente distinta de la terrestre o aun inimaginable para la ciencia.

El trabajo, llamado “El potencial para detectar la vida tal como no la conocemos” fue publicado en el International Journal of Astrobiology, que edita la Universidad de Cambridge. Sus autores son Armando Azúa Bustos, de la Universidad Católica de Chile, y Cristian Vega Martínez, del Instituto de Astrofísica de La Plata (UNLP-Conicet). El texto advierte que “probablemente, la vida que se encuentre en el Universo sea enteramente diferente de la que evolucionó en la Tierra. Una restricción significativa para los distintos instrumentos que fueron y podrán ser enviados para detectar vida extraterrestre es: ¿cómo registrar la vida como no la conocemos? ¿cómo podríamos detectar algo de cuya composición ni aspecto no tenemos ningún conocimiento previo?”.

La respuesta que encuentran parte del hecho de que “con independencia de las características de cada forma de vida, todas deben tener en común el atributo de ser entidades cuya entropía interna decrece a expensas de la energía libre obtenida de su entorno”. La vida, sea la que fuere, debería presentar un grado de organización más elevado que el de la materia inerte, señalan los autores. “La entropía cuantifica el grado de desorden en un sistema: por eso, toda forma de vida concebible debe tener un grado de orden más alto que el del entorno que la sustenta.”

Azúa y Vega Martínez sostienen que “el análisis con matemáticas fractales puede cuantificar fácilmente el grado de diferencia de entropía, es decir, la complejidad estructural de distintas entidades vivientes, diferenciándolas de sus entornos no vivientes. Esta aproximación puede permitir detectar, sobre esta sola base, formas de vida desconocidas”

Y plantean un uso concreto para su propuesta: “Futuras exploraciones en el sistema solar, por ejemplo a Marte o a Titán, podrían incorporar este concepto a fin de detectar formas de vida potencialmente peligrosas”.

Fuente: Página 12 / Domingo 21 de Julio de 2013