noticiastectv

El día a día de la Ciencia

Cocinas solares y harinas nutritivas en Jujuy

Deja un comentario

Un grupo de pobladores de Tilcara, provincia de Jujuy, desarrolló un proyecto para fabricar cocinas solares como alternativa sustentable y recuperaron cultivos milenarios para generar harinas de reconocido valor nutritivo.

Con el desarrollo de este proyecto se asume el rescate cultural de elementos básicos de la cultura andina, sol y kiwicha, con la puesta en marcha de un plan productivo con generación de trabajo y recursos genuinos en la región.

Una alternativa sustentable con recursos jujeños

Un grupo de pobladores de Tilcara buscó una alternativa sustentable para mejorar la calidad de vida de su comunidad. Uno de los recursos que La Quebrada de Humahuaca ofrece a sus pobladores es la energía solar. En este contexto nació el proyecto ESKAL cuya tarea fue fabricar cocinas solares en las cuales podrían preparar sus reconocidas comidas autóctonas.

Esta iniciativa se basó en dos acciones concretas. En primer lugar, la fabricación de la cocinas solar Scheffler que consta de una pantalla parabólica capaz de seguir el recorrido del sol durante las horas en que está visible concentrando sus rayos en un punto fijo donde se desarrollan unos 600° C. Este foco de energía calórica se concentra en la cocina propiamente dicha que funciona como un horno para la cocción de diversos alimentos.

Las cocinas solares Scheffler son fáciles de instalar y de usar. Además son económicas y de fácil mantenimiento. La pantalla parabólica también puede utilizarse para otros fines, como por ejemplo, permite el calentamiento de agua domiciliaria o calefacción hogareña.

De esta manera, la energía solar significa una alternativa sustentable que evitaría la deforestación de la región ó el empleo de garrafas que representan un costo alto por las grandes distancias existentes entre las distintas localidades.

En segundo lugar, el proyecto propone fabricar harinas que aporten un plus a la alimentación, a partir de la promoción de la producción regional de cuasi-cereales como la quinoa o kiwicha (conocida como amaranto). Para la producción de estas harinas se instaló una planta harinera en la localidad de Tilcara.

Así, la cultura del sol y del cultivo de la tierra de los pueblos andinos fueron los principios que, junto con las necesidades de la población surgidas en la historia más reciente, llevaron a un grupo de emprendedores, en su mayoría residentes en la localidad de Tilcara, a difundir y desarrollar proyectos con tecnología innovadora.

Para llevar adelante el proyecto, la Agencia de Nacional de Promoción Científica y Tecnológica a través del Fondo Tecnológico Argentino (FONTAR) otorgó un subsidio para alcanzar una producción de tipo industrial y un crecimiento sostenido como empresa regional.

Estas actividades impulsaron la generación de trabajo y la recuperación de tierras antes improductivas, por lo que el impacto social y económico del proyecto fue importante y valioso para la región.

Fuente: Mincyt / Lunes 8 de Julio de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s