noticiastectv

El día a día de la Ciencia


Deja un comentario

Buscan equidad de género en la ciencia mexicana

A once años de su publicación oficial, el Congreso mexicano reformó (7 de junio) cuatro de los artículos de la Ley de Ciencia y Tecnología, para promover la igualdad de género mediante la participación equitativa y no discriminatoria entre hombres y mujeres en la investigación científica y tecnológica.

“Pese a que las mujeres mexicanas representan una porción significativa del conjunto de recursos humanos, su representación en materia de ciencia, tecnología e innovación es insuficiente”, señala la iniciativa de reforma presentada en 2011 por la Cámara de Diputados.

Actualmente, el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) registra una participación femenina del 33 por ciento.

La propuesta, aprobada sin ningún voto en contra en el Senado y firmada por el presidente de la República, entró en vigor el 8 de junio.

Al artículo 2 se le adicionó incentivar la participación equitativa de mujeres y hombres en todos los ámbitos del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación y promover transversalmente la inclusión de la perspectiva de género en estas áreas.

Las modificaciones del 12 señalan que las políticas de apoyo a la investigación científica deberán “incentivar la participación equilibrada y sin discriminación entre mujeres y hombres” y el 14 sugiere diferenciar por género la base de datos con información sobre investigadores, para así medir el impacto de políticas y programas.

Finalmente, el artículo 42 promueve el desarrollo de un sistema de educación, formación y consolidación de recursos humanos “en igualdad de oportunidades y acceso entre mujeres y hombres”.

“En otros países [como EE.UU.] hay programas específicos para impulsar el estudio de la influencia de las diferencias de género en la educación y en la investigación científica. No se trata de hacer programas de intervención particular o apoyo sobre la población, sino de, en primer término, entender mejor estas cuestiones”, dice a SciDev.Net Luis Mier y Terán, director adjunto de Planeación y Cooperación Internacional del Consejo Nacional para la Ciencia y la Tecnología (Conacyt).

Sin embargo añade que con estas reformas México sí puede favorecer la creación de apoyos especiales que consideren las diferencias de género, como la que ya existe en el reglamento del SNI, que permite otorgar un año de extensión a investigadoras que se embaracen durante la vigencia de su distinción.

La equidad de género también ha sido subrayada por el Foro Consultivo, Científico y Tecnológico, A.C, instancia autónoma que cada año participa en el proceso de evaluación para renovar las comisiones dictaminadoras del SNI.

Su coordinadora general, Gabriela Dutrénit, dice a SciDev.Net que ya existen acciones en práctica. Una de ellas son los premios de investigación otorgados por la Academia Mexicana de Ciencia en los que existe diferenciación de edades tomando en cuenta el periodo de procreación en la mujer. Otro ejemplo es el apoyo que brinda el Conacyt a madres jefas de familia para que puedan concluir sus estudios a nivel licenciatura y formación técnica.

“Las reformas establecidas en la ley en realidad hablan de algo que ya está ocurriendo en la práctica y que se espera reforzar”, agrega.

Fuente: Scidev.net / Jueves 25 de Julio de 2013


Deja un comentario

Cocinas solares y harinas nutritivas en Jujuy

Un grupo de pobladores de Tilcara, provincia de Jujuy, desarrolló un proyecto para fabricar cocinas solares como alternativa sustentable y recuperaron cultivos milenarios para generar harinas de reconocido valor nutritivo.

Con el desarrollo de este proyecto se asume el rescate cultural de elementos básicos de la cultura andina, sol y kiwicha, con la puesta en marcha de un plan productivo con generación de trabajo y recursos genuinos en la región.

Una alternativa sustentable con recursos jujeños

Un grupo de pobladores de Tilcara buscó una alternativa sustentable para mejorar la calidad de vida de su comunidad. Uno de los recursos que La Quebrada de Humahuaca ofrece a sus pobladores es la energía solar. En este contexto nació el proyecto ESKAL cuya tarea fue fabricar cocinas solares en las cuales podrían preparar sus reconocidas comidas autóctonas.

Esta iniciativa se basó en dos acciones concretas. En primer lugar, la fabricación de la cocinas solar Scheffler que consta de una pantalla parabólica capaz de seguir el recorrido del sol durante las horas en que está visible concentrando sus rayos en un punto fijo donde se desarrollan unos 600° C. Este foco de energía calórica se concentra en la cocina propiamente dicha que funciona como un horno para la cocción de diversos alimentos.

Las cocinas solares Scheffler son fáciles de instalar y de usar. Además son económicas y de fácil mantenimiento. La pantalla parabólica también puede utilizarse para otros fines, como por ejemplo, permite el calentamiento de agua domiciliaria o calefacción hogareña.

De esta manera, la energía solar significa una alternativa sustentable que evitaría la deforestación de la región ó el empleo de garrafas que representan un costo alto por las grandes distancias existentes entre las distintas localidades.

En segundo lugar, el proyecto propone fabricar harinas que aporten un plus a la alimentación, a partir de la promoción de la producción regional de cuasi-cereales como la quinoa o kiwicha (conocida como amaranto). Para la producción de estas harinas se instaló una planta harinera en la localidad de Tilcara.

Así, la cultura del sol y del cultivo de la tierra de los pueblos andinos fueron los principios que, junto con las necesidades de la población surgidas en la historia más reciente, llevaron a un grupo de emprendedores, en su mayoría residentes en la localidad de Tilcara, a difundir y desarrollar proyectos con tecnología innovadora.

Para llevar adelante el proyecto, la Agencia de Nacional de Promoción Científica y Tecnológica a través del Fondo Tecnológico Argentino (FONTAR) otorgó un subsidio para alcanzar una producción de tipo industrial y un crecimiento sostenido como empresa regional.

Estas actividades impulsaron la generación de trabajo y la recuperación de tierras antes improductivas, por lo que el impacto social y económico del proyecto fue importante y valioso para la región.

Fuente: Mincyt / Lunes 8 de Julio de 2013


Deja un comentario

Desarrollan una trampa de olor simple y eficiente que atrae a las vinchucas

Científicos del CONICET trabajan en un método que evite la re-infestación en zonas donde se ha eliminado el vector del Chagas. Ya han obtenido resultados positivos en el laboratorio.

Por Nadia Luna

Las vinchucas son vectores del parásito Trypanosoma cruzi, causante de la enfermedad de Chagas. Si bien el método principal para eliminarlas son los insecticidas, es fundamental realizar un monitoreo para evitar re-infestaciones con vinchucas provenientes desde pueblos vecinos y ambientes silvestres. Con ese fin, investigadores del CONICET desarrollaron una trampa de olor cuyo fin no es, necesariamente, capturar a todos los ejemplares, sino operar como un sistema de alarma para las autoridades.

“Queremos interceptarlas cuando están empezando a llegar. Esto también evita que se rocíe con insecticida previamente y se contamine a la gente sin razón”, indicó a la Agencia CyTA el doctor en ciencias zoológicas Pablo Guerenstein, del Centro de Investigaciones Científicas y Transferencia de Tecnología para la Producción (CICyTTP), en Diamante, Entre Ríos.

Guerenstein y su equipo partieron de una lista de aproximadamente 15 olores de vertebrado que sabían que las vinchucas detectaban. Mientras analizaban antecedentes bibliográficos, se dieron cuenta de que esos mismos olores eran percibidos también por los mosquitos, por lo que comenzaron a indagar en distintos cebos desarrollados para atraerlos. “El que nos pareció mejor candidato era un producto alemán, compuesto por tres olores. Lo probamos con las vinchucas y nos dio un buen resultado”, destacó Guerenstein. Como esa mezcla estaba patentada y no se conocía la proporción exacta de cada olor, los científicos tuvieron que realizar muchas pruebas hasta dar con un cebo efectivo y de desarrollo propio.

Al mejor estilo “hombre-araña”, las vinchucas suelen caminar sigilosamente por el techo de una vivienda. Hasta que el olor de una persona o un animal los embelesa. Entonces, se dejan caer sobre ellos. El objetivo de los científicos era hacer que la vinchuca detecte el cebo de olor y se tirara hacia la trampa, una bolsa de polietileno. “Pudimos probar que esta mezcla de olores les generaba ese comportamiento, que no es fácil de evocar”, señaló el investigador.

Por ahora, los resultados en el laboratorio han sido alentadores, pero el investigador explicó que para atrapar vinchucas en el campo es necesario que el cebo sea más potente. “La idea es seguir agregando olores para tratar de mejorar la performance del cebo e intentar sobrepasar la del producto alemán”, concluyó.

Fuente: Portal de Internet Agencia CyTA / Sábado 15 de Junio de 2013


Deja un comentario

¿Vemos todos los mismos colores?

Imagínese que estamos admirando un atardecer en que el horizonte está calado con fuego dorado mientras que el azul profundo lo invade desde el lado opuesto del cielo. “¡Qué colores tan bellos!”, exclamo, y usted asiente.

por Tom Stafford / Columnista, BBC Future

Y luego, durante el silencio que sigue, me ataca una duda. Yo puedo apuntar al cielo y declarar que es azul, y usted estará de acuerdo. Pero, ¿estará usted realmente viendo el azul de la misma forma en que yo lo estoy viendo? Quizás usted sencillamente aprendió a llamar a lo que está viendo “azul”, pero en realidad no está viendo nada parecido al espléndido azul que estoy viendo yo.

Admito que esta es una preocupación que se ubica en el ámbito de la filosofía y no de la neurociencia.

Pero si lo piensa un momento, implica que no está claro si alguna vez yo voy a tener acceso directo a cómo es ser usted, o usted a cómo es ser yo, o cómo es ser alguna otra persona o animal o cosa.

Mi preocupación quizás parece un poco más razonable cuando se considera el daltonismo, que afecta a más o menos el 8% de los hombres y 0,5% de las mujeres.

Muchas personas ni siquiera se dan cuenta de que son daltónicas. Viven entre gente que ve todos los colores, aprovechando el hecho de que usualmente hay otras diferencia entre las cosas de distintos colores que permiten distinguirlas, como intensidad o textura.

¿Cuán verde es mi jardín?

Nuestra visión de los colores empieza con los sensores en la parte posterior del ojo, que tornan la información de la luz en señales eléctricas en el cerebro. Los neurocientíficos los llaman fotorreceptores.

Tenemos diferentes tipos y la mayoría de la gente tiene tres fotorreceptores distintos para la luz de color. Estos son sensibles a los azules, verdes y rojos, respectivamente, y la información se combina para permitirnos percibir toda la gama de colores.

La mayoría de los hombres daltónicos tienen una debilidad en los fotorreceptores para el verde, así que pierden sensibilidad a los tonos de este color.

En el otro extremo de la escala, algunas personas tienen una sensibilidad al color particularmente acentuada. Se los conoce como tetracrómatas, pues tienen cuatro fotorreceptores. Las aves y los reptiles son tetracromáticos y eso es lo que les permite ver radiación infrarroja y el espectro ultravioleta.

Los tetracrómatas humanos no pueden ver más allá del espectro visible de luz normal, pero su fotorreceptor extra los hace más sensibles al color en la escala entre el rojo y el verde, y por lo tanto a todos los colores en la gama de los humanos.Para estos individuos, el resto de nosotros somos daltónicos.

Así que sí, compartimos este atardecer, quizás yo vi algo que usted no puede ver o visceversa. Pero si nuestros fotorreceptores son los tres tradicionales y funcionan bien, y la información que estamos recibiendo es más o menos la misma, quizás no.

No obstante, mientras el Sol se hunde lentamente en el horizonte, la duda sigue a flote. Lo que me preocupó originalmente es que aunque tenemos la misma maquinaria y podemos ver el verde de los árboles, el rojo en el Sol y el azul en el cielo, cuando yo digo “azul” puedo estar creando una experiencia interior distinta a la de otros cuando ellos dicen “azul”.

Detrás del azul de los ojos

Mi preocupación por su percepción interna del color azul es una faceta del aislamiento básico que es parte de la condición humana.

Incluso si pensamos que es posible conocer realmente bien a otras personas, no podemos estar seguros de ello.

Históricamente, una rama de la psicología ha adoptado una postura llamada conductivismo, que pretende que los interrogantes sobre la experiencia interior son irrelevantes.

Ese enfoque afirma que si usted llama a mi azul “azul” y lo puede distinguir del rojo, y si ambos sabemos que ese es el color del cielo, mis ojos y el mar, ¿a quién le importa cómo es la experiencia interior?

Esta visión es sólida, pero quizás también es sabio tratar de convencernos de que la diferencia entre nuestras experiencias interiores es real y relevante –y que de hecho, es inevitable–.

Usamos palabras comunes y las utilizamos para nombrar experiencias compartidas, pero nadie puede ver el mismo atardecer, sencillamente porque la percepción es una propiedad de la persona, no del atardecer.

Y es que ser usted es único, así que ciertamente estamos viendo cosas distintas cuando hablamos de algo azul, así sea sólo porque el acto de ver incorpora sentimientos y memorias, así como la cruda información que llega a nuestros ojos.

En todo caso, el Sol ya se ocultó y nos vamos.

Podemos examinar nuestra vista para ver cuán afinada es nuestra percepción de los colores, pero nunca sabremos lo que es ser otra persona viendo un color.

Con tal de que ambos podamos decir que es un bello atardecer, aunque quizás mi azul y el suyo no son exactamente los mismos, lo compartimos.

Y es ese compartir lo que es único para nosotros dos, pues no hay otras dos personas en el mundo que tienen las mismas dos mentes.

Fuente: BBC Mundo / Domingo 19 de Mayo de 2013


Deja un comentario

Trabajan en proyectos tecnológicos que resuelven demandas sociales

La provincia de Entre Ríos elabora diversos proyectos de innovación inclusiva en agricultura familiar, discapacidad y economía social a raíz de la convocatoria de Nación para financiar propuestas que resuelvan demandas sociales o productivas.

Así lo acordaron referentes de distintas áreas de gobierno en la convocatoria que hizo la Subsecretaría de Ciencia y Tecnología (SUBSECYT) para presentar iniciativas al Programa Consejo de la Demanda de Actores Sociales (PROCODAS) que otorga hasta 50.000 pesos por propuesta.

Referentes de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER); el Instituto Provincial de Discapacidad, la Secretaría de Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social y la Dirección de Agricultura Familiar y Desarrollo Rural del Ministerio de Producción participaron este miércoles de una reunión de trabajo que se convocó desde la SUBSECYT para coordinar la elaboración y presentación de proyectos que solucionen o mejoren de manera asociativa demandas sociales entrerrianas que tienen en común la búsqueda de igualdad de oportunidades en materia de discapacidad, economía social, agricultura familiar y hábitat.

En el encuentro se acordó que a la brevedad cada repartición detectará las demandas que se encuadren en este llamado, reunirá la documentación requerida, definirá con qué instituciones se vinculará y avanzará en la formulación del proyecto que serán monitoreados y gestionados desde la SUBSECYT, dependiente de la Secretaría General de la Gobernación, para su adecuada formulación en función de los requerimientos del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MINCYT).

Además, en la reunión se fijaron cuestiones operativas para lograr que en los próximos días los equipos técnicos de cada área se encuentren con el de la SUBSECYT para ya avanzar en los requerimientos de los formularios de la convocatoria.

De esta manera, el gobierno entrerriano ya trabaja en la elaboración de iniciativas a presentar en la convocatoria para acceder Aportes No Reintegrables de hasta 50.000 pesos por proyecto y en los que la contraparte debe afrontar el 40 por ciento del total.

Al respecto, la subsecretaria de Ciencia y Tecnología, Luisina Pocay, sostuvo que desde “la Subsecyt permanentemente se están captando todas las herramientas que el Mincyt pone a disposición, y la convocatoria del PROCODAS no es excepción. Con acciones como ésta la provincia no sólo afianza la línea del trabajo articulado que viene realizando con Nación, sino que fortalece el trabajo en equipo para dar respuestas integrales a problemáticas que transversalmente involucra a varias áreas de gobierno. Es decir, no hacemos más que potenciar día a día una forma de dar respuesta a la sociedad desde el Estado y que tiene que ver con lograr mayor mayor inclusión social y calidad de vida”, remarcó.

Aseguró luego que “es importante dar continuidad al trabajo que viene realizando la provincia. Entre Ríos ya ha participado en otra convocatoria del PROCODAS, pero esta será la primera vez que se intenta presentar, trabajando en equipo, en todos los ejes del Programa”. Mencionó luego que dentro del Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación “Argentina Innovadora 2020” presentado tiempo atrás por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner se definieron núcleos socioproductivos estratégicos en los que cada región trabaja. “Entre Ríos tiene el de tecnología médica que contempla proyectos que ya se están ejecutando con una inversión de 1 millón de dólares. Con la presentación de estas iniciativas estaríamos empezando a trabajar también en los núcleos socioproductivos estratégicos establecidos para el área Desarrollo Social”, concluyó.

En la reunión participaron el director de Agricultura Familiar, Hugo Acosta; el secretario de Ciencia y Técnica de la UADER, Fernando Vittar; la directora del Instituto Provincial de Discapacidad, Flavia Mena, e integrantes del equipo de trabajo de estas dependencias y de la Secretaría de Economía Social a cargo de Luciano Rey.

La convocatoria

La convocatoria del PROCODAS es del MINCYT, la Subsecretaría de Políticas en Ciencia Tecnología e Innovación Productiva y el Programa Nacional de Tecnología e Innovación Social. Los proyectos tendrán que dar respuesta a una demanda social o productiva que deberá alcanzarse de manera asociativa, contando con la participación de, al menos, una Institución del sistema científico-tecnológico de la Argentina. El plazo de ejecución es de nueve meses y las temáticas que contemplará son Discapacidad, Economía Social, Agricultura Familiar y Hábitat.

En el caso del área Discapacidad, los proyectos deben buscar resolver o mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad a través de un desarrollo tecnológico para lograr la participación plena y efectiva en la sociedad. Los que se encuadren en Economía Social, deberán innovar, desarrollar, adaptar, mejorar o logar transferencia tecnológica en el marco de microemprendimientos o iniciativas productivas de mediana o pequeña escala que favorezcan la inclusión a partir de la generación de trabajo. Los de Agricultura Familiar supondrán una innovación o una mejora productiva en unidades agropecuarias familiares, pequeñas empresas, cooperativas o entidades que las contengan, a través del desarrollo de maquinaria agrícola, técnicas de producción, y de organización y comercialización. En Hábitat Social estarán los proyectos que busquen la mejora del hábitat con énfasis en sus dimensiones sociales.

Plan nacional

Argentina Innovadora 2020: Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación es el instrumento por el cual el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva establece los lineamientos de política científica, tecnológica y de innovación para el país en los próximos años.

En concordancia con las orientaciones establecidas en el Plan, la convocatoria del PROCODAS apoyará proyectos en el marco del área estratégica de Desarrollo Social. Desde el MINCYT, se sostiene que “con la incorporación de esta área prioritaria al Plan, el Ministerio se propone contribuir a orientar la innovación hacia aplicaciones que incidan directamente en el bienestar y la inclusión social, la ampliación de la efectiva titularidad de los derechos ciudadanos, la generación de trabajo de calidad, la mejora de cadenas productivas en la economía social y regional y el cuidado del medio ambiente”.

Fuente: Portal de Internet AP Noticias de Entre Ríos / Lunes 13 de Mayo de 2013


Deja un comentario

La FAUBA creó un Grupo de Estudio y Trabajo para colaborar con una comunidad Qom

El equipo está conformado por 22 profesionales y estudiantes de Agronomía  y de otras instituciones académicas. Su objetivo es brindar asistencia técnica integrando los saberes científicos con los valores, prácticas y concepciones de los Qom de la región del Chaco argentino. Es el primer GET que trabaja con pueblos indígenas.

por Lic. Agustina Cavalanti

En la Facultad de Agronomía de la UBA se creó un Grupo de Estudio y Trabajo (GET) para brindar apoyo técnico a la comunidad Qom de la región del Chaco argentino. El equipo está conformado por 22 profesionales y estudiantes de la FAUBA y de otras instituciones académicas e independientes. Juntos, aportan saberes científicos-académicos en búsqueda de un proyecto integrador. Es el primer GET establecido que trabaja con pueblos indígenas.

Se inició a partir de la presencia y posterior solicitud de asistencia a la FAUBA de Félix Díaz, qarashe de la comunidad Qom “La primavera”, de Formosa. La facultad los apoyará  desde el punto de vista técnico agronómico y ambiental”, aseguró la coordinadora del GET Libertad Mascarini, ingeniera agrónoma, psicóloga social y profesora adjunta de la cátedra de Floricultura de la FAUBA.

El equipo viajó a la provincia de Chaco y realizó un diagnóstico sobre la situación socio-productiva de la comunidad, identificando sus problemas, virtudes y necesidades. “La comunidad con la que trabajamos tiene la característica diferencial de ser un pueblo de cazadores, recolectores y pescadores, y no tienen una larga tradición agrícola. Nosotros estamos construyendo un camino respecto a cuál es la mejor forma en que desarrollen la agricultura”, explicó Mascarini.

Según la profesional, el Grupo de Estudio y Trabajo se conformó con un desafío en común: descubrir cómo hacer que la comunidad disminuya su vulnerabilidad, profundice su identidad y encuentre las herramientas necesarias para tener una vida más digna, respetando su cultura y su paisaje.

Actualmente, está integrado por estudiantes y profesionales de Agronomía, Ciencias Ambientales, Turismo rural, LEAA, Hidrogeología, Agroecología y Antropología. “Trabajamos con la Lic. Lorena Cardin, profunda conocedora de la cultura Qom, que trabaja en la comunidad desde hace más de 10 años”, comentó Mascarini.

A principios de 2013, el decano de la Facultad de Agronomía, Rodolfo Golluscio, firmó un convenio con el qarashe Félix Díaz, donde se ratifica un compromiso formal de capacitación y asistencia técnica de la FAUBA con la comunidad Qom.

En este intercambio iremos buscando cuál es el mejor camino y la mejor propuesta para colaborar con ellos, y que esto aporte a su lucha por la tierra y por sus derechos”, expresó Libertad Mascarini. Y, además, agregó: “Debemos insertarlo en la formación de los alumnos de la FAUBA. Vivimos en un país multicultural y tenemos que conocer y aprender a trabajar con todas las culturas”.

“Vamos a propagar sus plantas nativas”

El nuevo Grupo de Estudio y Trabajo presentó un proyecto de desarrollo técnico social, con un enfoque agroecológico, que incluye un relevamiento de las distintas especies nativas que subsisten en las tierras habitadas por los Qom.

Así, entre los principales objetivos planteados está el de propagar en forma sustentable estas especies con distintos fines: alimentación, recreación del paisaje, materia prima para artesanías y generación de recursos genuinos.

La propuesta es hacer un vivero para producción de plantas nativas, muchas de las cuales tienen gran valor ornamental”, comentó la coordinadora. “Este trabajo es también un compromiso con la defensa de los derechos humanos de los pueblos indígenas, hoy vulnerados”.

Y, al mismo tiempo, están empezando a incorporar las huertas agroecológicas y la ganadería. “En el último viaje llevamos algunos materiales y herramientas, y ya dimos los primeros pasos”, aseguró.

Además, están trabajando fuertemente en encontrar una solución al grave problema que tienen con el acceso y uso del agua, porque los escasos pozos someros que tienen son de agua salada o bien es provista ocasionalmente por camiones cisternas del gobierno provincial.

Si bien comenzamos a trabajar junto al pueblo Qom de la región chaqueña, en un futuro aspiramos a que el camino que empezamos a transitar pueda integrarse con el de otros grupos que están trabajando en nuestra facultad con otras comunidades con necesidades similares, apuntando a ir conformando un programa que pueda incorporarse en la formación de los estudiantes”, finalizó la Ing. Libertad Mascarini.

Más información sobre el GET Qom y sus integrantes, en: www.agro.uba.ar/GET/qom

Fuente: Agronomía informa / Miércoles 24 de Abril de 2013


Deja un comentario

Jóvenes e Internet: nativos por adopción

Un investigador del Conicet estudió las diferentes estrategias que realizan los chicos y adolescentes de clases populares para relacionarse con las computadoras. La importancia de Conectar Igualdad.

El investigador asistente del Conicet en el Instituto de Investigaciones en Humanidades y Ciencias Sociales de la UNLP, Sebastián Benítez Larghi, realizó un extenso informe periodístico donde narra la relación entre los jóvenes de clases populares y las computadoras e Internet.

En el mismo resalta las diferentes estrategias de apropiación que los chicos y adolescentes vienen realizando durante estos últimos años con respecto a las herramientas y tecnologías informáticas, principalmente a partir de la implementación del programa Conectar Igualdad.

Resulta ya de sentido común la utilización de la metáfora de “nativos e inmigrantes digitales” para referirse a la distancia existente entre dos tipos de generaciones a partir de la emergencia y difusión masiva de las llamadas Tecnologías de Información y Comunicación (TIC).

Acuñada a principios de siglo por el autor estadounidense Mark Prensky, esta metáfora intenta dar cuenta de la experiencia diferencial que niños y jóvenes, por un lado, y adultos, por el otro, tienen de las TIC en la sociedad contemporánea.

Mientras los primeros, nacidos y criados en ambientes plagados de computadoras, teléfonos celulares, reproductores digitales de audio y video, acceso ilimitado a Internet y comunicación a través de espacios virtuales de redes sociales, vivencian con naturalidad la omnipresencia de estos artefactos tecno-culturales en la vida cotidiana, los segundos sólo pueden desenvolverse como inmigrantes recién llegados a un mundo ajeno donde la codificación y decodificación de significados les exige una dificultosa adaptación.

Ahora bien, el estudio de las experiencias de adolescentes y jóvenes de clases populares nos alertan frente al uso indiscriminado de aquella metáfora que, si bien sus primeros usos sirvieron para demarcar evidentes tendencias diferenciales, luego su efectividad retórica las ha convertido en un moda y su aplicación taxativa tiende a perder de vista la constitutiva incidencia del contexto socio-económico-cultural y de toda la trama de relaciones (jerárquicas, de autoridad, de poder pero también de intercambio) existentes entre la familia, los adultos y los jóvenes en relación a la apropiación de las TIC.

Según estadísticas nacionales, antes de la implementación del Programa Conectar Igualdad (2010), la posesión de computadora y conexión a Internet en el hogar desciende marcadamente entre las clases populares. En contextos donde el acceso a las TIC resulta poco favorable, las y los adolescentes y jóvenes aprovechan cualquier tipo de dispositivo que tengan a mano.

Mediante la concurrencia a los –si bien ya en retirada pero aún presentes– cibercafés y otros espacios públicos comunitarios, estos actores juveniles luchan para garantizarse el acceso a las tecnologías digitales e Internet.

Asimismo, conscientes de la necesidad de adquirir las habilidades necesarias para decodificar los dispositivos técnicos de cada artefacto, muchos jóvenes de clases populares demandan y, a la vez, participan activamente en la construcción de instancias comunitarias de enseñanza y aprendizaje de informática basadas en la cooperación y la ayuda mutua supliendo las necesidades que el mercado no logra atender.

Resulta muy común que las organizaciones de base (movimientos de trabajadores desocupados, sociedades de fomento, movimientos barriales y centros culturales) ofrezcan cursos de operador y reparador de PC, de diseño digital y de usos de Internet muy valorados por toda la comunidad circundante, y en especial las y los jóvenes, no solamente por su carácter gratuito sino también por el ambiente de confianza y respeto que allí se genera a diferencia de lo que sucede en Institutos Privados de Computación y en cibercafés.

De esta forma, nos encontramos frente a un repertorio de tácticas populares y juveniles tendientes a la inclusión social de quienes perciben el acceso y manejo de las TIC como una condición indispensable para no quedar excluidos de información relevante, contactos, y actividades de pertenencia; en suma, para no quedar excluidos de los flujos por donde circula aquello que hoy se ha vuelto socialmente significativo para la existencia social.

Mediante el acceso luchado y la adquisición ingeniosa de habilidades, estos sectores construyen particulares modos de apropiación de las TIC siendo la esfera de la sociabilidad el escenario principal donde convergen espacios de encuentro entre lazos reales y virtuales.

Ya sea tanto a través de los mensajes de texto, los “chat” y los espacios de redes sociales virtuales como en la escuela, la esquina del barrio, el ciber y los espacios de participación social y cultural comunitarios, estos jóvenes tejen la trama de relaciones sociales, de amistad y de contactos que configuran sus identidades personales y grupales.

El significado de las tecnologías digitales no puede ser nunca prefigurado de antemano. Por el contrario, es a partir de la diversidad de identidades de géneros y etnias, contextos socio-geográficos circundantes, trayectorias familiares y biografías personales así como de las prácticas culturales, sociales y políticas situadas localmente desde donde las y los adolescentes y jóvenes de clases populares le otorgan sentidos singulares a las TIC en su vida cotidiana.

En tiempos donde políticas públicas ambiciosas, como el Programa Conectar Igualdad, tienden a universalizar el acceso a las TIC, es perentorio abordar la incorporación de estos artefactos en la vida escolar teniendo en cuenta las condiciones concretas, las trayectorias particulares y la diversidad de experiencias previas de apropiación juveniles.

Sin esta consideración, estas políticas podrían enceguecerse en pos de objetivos abstractos perdiendo efectividad y restringiendo su amplia potencialidad.

Reconocido por su impacto positivo en términos de acceso de las familias de clases populares a la computadora e, indirectamente, a Internet, dicho Programa puede habilitar aprovechamientos esperados e inesperados si se interviene adecuada y situadamente desde el ámbito educativo aportando no simplemente a resolver el “cómo” manejar las tecnologías sino, principalmente, a construir, de manera pública y colectiva, los “para qué” de su apropiación.

Resulta interesante, e imprescindible, comprender entonces los modos en que esta adopción adquiere un carácter creativo, es decir, entender los procesos socio-culturales por los cuales estos actores, en lugar de meramente adoptar pasivamente las funciones de las TIC que las corporaciones tecnológicas, la discursividad mercantil dominante y los grupos concentrados de poder intentan predeterminar, logran apropiarse de estos artefactos adaptándolos a sus propios contextos, necesidades e intereses.

Retomando la metáfora inicial, podríamos decir que las y los jóvenes de clases populares no encajan necesariamente en ninguna de las categorías planteadas: ni son nativos naturales ni tampoco inmigrantes completamente extraños en el mundo digital. Más bien, podría decirse que sin ser nativos naturales son nativos por adopción.

Fuente: Portal de Internet MDZ / Miércoles 17 de Abril de 2013 09:09